El Blog de Minín

Opinion alternativa

Franco reside en la Democracia Española

with 2 comments


Hoy es el aniversario de la creación de la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado (del 26 de julio de 1947), en virtud de la cual Juan Carlos fue nombrado como sucesor de Franco el 23 de julio de 1969*, día en que el joven príncipe prestaría juramento de guardar y hacer guardar las Leyes Fundamentales del Reino y los principios del Movimiento Nacional, es decir, el ideario franquista.
La democracia española fue iniciada por el mismísimo Franco, quien aceptaba que, por cuestiones socio políticas, había que introducir cierta renovación en el Régimen como estrategia para la mejora en la política internacional y para evitar el agravamiento de la situación en su propio país debido al considerable aumento y vigor de las revueltas  y el surgimiento de movimientos contrarios desde algunos sectores de la población. Eso sí, se trataba de imponer una renovación basada en reformas, espejismos y engaños y no en una verdadera ruptura por supuesto, y eso es lo que fue nuestra querida transición. La única condición que puso, en su lecho de muerte, fue que se garantizase la unidad de España.
Ya es un tópico, ¡pero es que es verdad!: Lo llaman democracia y no lo es. O es que, tal vez, la Democracia es un engaño desde que se inventó entre los antiguos griegos en Atenas y otros sitios que está fundado sobre todo en esta confusión que el nombre mismo denuncia: demo y kratos. Kratos significa poder y Demo pueblo, y, sea lo que sea de los avatares de cualquier historia, nunca el pueblo puede tener el Poder: el Poder está contra el pueblo.
*no obstante, se había promulgado en 1967 la llamada Ley Orgánica que, entre otras cosas, buscaba que tras la muerte de Franco, fuesen las instituciones por él creadas las que dirigiesen el país y no su sucesor

Estado español: Franco reside en la “democracia española”

A mi hermano Alfredo, “Nabarro”, que luchó de incansable manera por una sociedad más humana y justa en el trocito de planeta que le tocó vivir 2008/11/16.
Paco Azanza Telletxiki.

[…] El 22 de julio de 1969, Franco se dirigió a las Cortes para designar a su sucesor con la clara intención de que, según sus propias palabras, todo quedara “atado y bien atado para el futuro” después de su muerte:

 ”Estimo llegado el momento de proponer como persona llamada en su día a sucederme, a título de Rey, al Príncipe don Juan Carlos de Borbón y Borbón, quien, tras haber recibido la adecuada formación para su alta misión y formar parte de los Ejércitos, ha dado pruebas fehacientes de su acendrado patriotismo y de su total identificación con los Principios del Movimiento Nacional y las Leyes Fundamentales del Reino”.

Para llegar a tal grado de sumisión, el rey fue educado desde niño bajo un solo principio: obediencia al superior militar -hoy él está en lo más alto- y al juramento de fidelidad a las Leyes Fundamentales del Reino. Para eso, Franco lo sometió a la tutela y vigilancia del almirante Luis Carrero Blanco desde la Presidencia del Gobierno.

Un día después, durante la aceptación oficial, Juan Carlos de Borbón fue proclamado Príncipe de España y, tras el debido juramento, expresó a las Cortes:

Plenamente consciente de la responsabilidad que asumo, acabo de jurar, como sucesor a título de Rey, lealtad a su Excelencia el Jefe del Estado y fidelidad a los principios del Movimiento Nacional y Leyes Fundamentales del Reino. Quiero expresar, en primer lugar, que recibo de su Excelencia el Jefe del Estado y Generalísimo Franco la legitimidad política surgida el 18 de julio de 1936, en medio de tantos sacrificios, de tantos sufrimientos, tristes pero necesarios para que nuestra Patria encauzase de nuevo su destino. El haber encontrado el camino auténtico y el marcar la clara dirección de nuestro porvenir son la obra del hombre excepcional que España ha tenido la inmensa fortuna de que haya sido y siga siendo por muchos años el rector de nuestra política […] Mi pulso no temblará para hacer cuanto fuera preciso en defensa de los principios y leyes que acabo de jurar”.

A Carrero Blanco ETA lo eliminó físicamente el 20 de diciembre de 1973, haciéndole volar en la madrileña calle de Claudio Coello.

Juan Carlos de Borbón hizo sus “primeros pinitos” como jefe de Estado en julio y agosto de 1974 -aunque la mayor parte de aquellos días los pasara de vacaciones-, como consecuencia de una tromboflebitis en la pierna derecha de Franco que le provocó su ingreso hospitalario. En el transcurso de los 43 días en que el príncipe asumió la jefatura del Estado, el gobierno norteamericano -con Nixon sumido en el escándalo del Watergate a la cabeza- dio el visto bueno al heredero y se firmó el Tratado de Amistad y Cooperación entre España y los Estados Unidos.

Franco murió en la cama el 20 de noviembre de 1975, pero lo hizo matando. Apenas un par de meses antes firmó cinco condenas a muerte y, al día siguiente, los militantes de ETA Ángel Otaegi y Juan Paredes Manot, “Txiki”, así como los militantes del FRAP José Humberto Baena Alonso, Ramón García Sanz y José Luis Sánchez Bravo, que habían sido condenados por delitos nunca probados, fueron asesinados.

1 de octubre de 1975

El 1 de octubre, cuatro días después de los citados fusilamientos, Franco hizo su última aparición pública. El actual jefe del Estado, representando el papel que le correspondía, estuvo justo al lado del dictador.

El enaltecimiento franquista del rey durante su aceptación oficial, no fue consecuencia de una “borrachera ocasional”, sino fruto de la personalidad fascista que hoy todavía posee. Por si había alguna duda, casi tres años después de la desaparición física del dictador, el 18 de julio de 1978, la Casa Real difundió esta esclarecedora nota:

Hoy se conmemora el aniversario del Alzamiento Nacional, que dio a España la victoria para llevar la paz y el bienestar a todos los españoles. Surgió el Ejército, escuela de virtudes nacionales, y a su cabeza el Generalísimo Franco, forjador de la obra de regeneración”.

No transcurrieron cinco meses desde la publicación de la nota cuando la actual Constitución, que el rey nunca juró, fue aprobada. Era el 6 de diciembre y, sin que el pueblo hubiese podido decidir sobre la cuestión, la Carta Magna interpuso la voluntad de Franco apuntalando a la monarquía en detrimento de una República Constitucional.

                            

La Constitución de 1978

Todos los partidos políticos que han pasado por el gobierno español tras la muerte de Franco (UCD, PSOE, PP y PSOE otra vez) han acallado las voces discrepantes, utilizando como arma disuasoria y represora a la Constitución de 1978. Y lo han hecho esgrimiéndola como si de una obra maestra se tratara, de la que, por “perfecta”, ni una sola coma se debe cambiar. Hasta el momento, que yo recuerde, sólo se ha contemplado la posibilidad de cambio para que, llegado el momento, la hija del príncipe Felipe pueda acceder al trono. Lo nauseabundo del caso es que Rodríguez Zapatero, quien cínicamente se autoproclama republicano y monárquico a la vez, defiende esa posibilidad, junto a su gobierno y partido, en aras de la “igualdad de sexo”. Cuando precisamente la ley de igualdad que ellos aprobaron se incumple en infinidad de ocasiones, la única razón esgrimida para el posible cambio constitucional no deja de ser un sarcasmo.

La Constitución que tanto defienden los principales grupos políticos del Estado español es fruto de una “ruptura pactada” con el franquismo, y no de una “ruptura democrática” con éste, que es lo que se demandaba masivamente en la calle. Me explico;

Los firmantes de los Pactos de la Moncloa: (De izquierda a derecha) Enrique Tierno Galván (PSP), Santiago Carrillo (PCE), Josep María Triginer (PSC), Joan Reventós (CSC), Felipe González (PSOE), Juan Ajuriaguerra (PNV), Adolfo Suárez (UCD), Manuel Fraga (AP), Leopoldo Calvo-Sotelo (UCD) y Miquel Roca (CiU).

La población fue totalmente ninguneada, ya que la redacción del texto fue realizada a sus espaldas. Elaborado de forma casi clandestina, el primer conocimiento que tuvo la ciudadanía acerca del mismo fue a través de una filtración a la revista “Cuadernos para el diálogo”, que publicó el borrador consiguiendo que se montara “una buena bulla”.

La autoría de la Carta Magna se le atribuye a Gabriel Cisneros, José Pedro Pérez Llorca y Miguel Herrero por la UCD -franquista-; Gregorio Peces Barba por un PSOE de ideología decadente, que renunció al marxismo -el 8 de abril de 1978- y se dedicó -y se dedica- a ocupar la mejor “posición” posible a base de lo que haga falta para conseguirlo; Manuel Fraga Iribarne por AP -ministro de Información y Turismo con Franco entre 1962 y 1969, y ministro de la Gobernación en 1976; responsable de numerosos asesinatos durante la ostentación de este último cargo-; Miguel Roca por CIU -de derechas-; y Jordi Solé Tura por un PCE que para poder acceder a la legalidad -el 9 de abril de 1977- hubo de claudicar y pasar a enarbolar en sus mítines la bandera de Franco y de los Borbones, reconocer oficialmente la unidad de España, firmar la Ley de la Reforma Política -18 de noviembre de 1976- y los Pactos de la Moncloa -25 de octubre de 1977-, que supuso un notable retroceso en las conquistas obreras conseguidas con mucho esfuerzo y dolor durante tantos años de lucha. Y todas esas inaceptables concesiones fueron realizadas, según Santiago Carrillo, “por el peligro que se cierne sobre la democracia”. Casi treinta años ha necesitado el PCE para  por fin desvincularse oficialmente de la Constitución de 1978, argumentando el incumplimiento de todos los títulos y artículos de derechos sociales, económicos, ambientales, y el recorte de las libertades políticas.

Estos siete “viriles” individuos fueron, pues, los que oficialmente frustraron la demandada ruptura democrática con el franquismo, y de aquella negación nació la Constitución que tan orgullosamente exhiben hoy los paladines de la “democracia española”. Estos “siete magníficos” son los padres de la “criatura” que, en los casi treinta años que ahora tiene, nunca ha sido cambiada de “peinado” ni de “vestido” porque, según pretenden hacernos creer, ya es lo suficientemente atractiva; y lo dicen a pesar de que su llegada al mundo fue de manera provisional.

La Constitución no es ajena, tampoco, al parlamento surgido tras las elecciones nada democráticas del 15 de junio de 1977.

Por otra parte, conviene recordar que el gobierno no permitió hacer campaña a los partidarios del no y de la abstención. La participación en el referéndum fue sólo del 66,96%, eso a nivel de todo el Estado, donde la mayoría votó “sí”. Pero la cifra arrojada por la suma del “no” y la abstención no creo que anduviese muy lejos -este dato lo desconozco, por tenerlo ahora mismo difuso en la memoria, y la información oficial que he consultado lo obvia por completo, ¿de interesada manera?-. En Euskal Herria sólo el 30% de los censados votó a favor, y el otro 70% se decantó por el no y la abstención, que superó el 55%.

Otro dato muy significativo es que, en 1978, la mayoría de edad estaba situada en los veintiún años, lo cual quiere decir que todos los que participaron en el referéndum ahora tienen más de 50 años; motivo más que suficiente para que el texto constitucional hubiese sido ya sometido a más de un posible cambio.

                           

La “modélica” Transición

Como se puede observar, la “democracia española” está viciada en su origen y no puede ser denominada como tal.

            La llamada Transición estuvo dirigida por la CIA y la socialdemocracia alemana, con el beneplácito de los franquistas. Se trataba de evitar una revolución tras la muerte de Franco, y para ello decidieron construir un partido de “izquierdas” que desbancara a un, por aquel entonces, creciente PCE. En realidad el partido de “izquierdas” no tuvo que ser creado, sino “moldeado”, porque para esa tarea fueron  tentados ciertos individuos del PSOE, que aceptaron el trabajo encomendado.

En primer término a la derecha, Felipe González

En primer término a la derecha, Felipe González

El “socialista” Felipe González acudió a Suresnes con la paradójica ayuda del Servicio Central de Presidencia de Gobierno, que se encargó de facilitarle el pasaporte. A partir de aquel momento, todos los esfuerzos fueron encaminados a desgastar a la izquierda revolucionaria para agrandar a la “izquierda” domesticada. Mientras a los “socialistas” la policía franquista no les detenía, los comunistas caían en masa. La dirección del PSOE, con González a la cabeza, siguió los dictados de la CIA al pie de la letra, hasta que por fin llegaron al poder en 1982.      

Podría decir que la Transición no existió, y así ahorrarme la explicación sobre el carácter “modélico” que le atribuyen. Pero, aunque no me extenderé demasiado, no seré tan simplista y añadiré algunos datos.

Tantos años después de su supuesto inicio, la Transición sigue siendo una asignatura pendiente. Como ya he comentado unas líneas más arriba, Juan Carlos de Borbón, rey asignado por Franco para sucederle, aún ostenta la jefatura militar y del Estado sin que la población, a quien se dice representa, se haya podido pronunciar al respecto en todos estos años. Y el príncipe Felipe, con el único mérito de ser hijo del monarca, espera su turno para sucederle.

La democracia y la monarquía, por incompatibles, chocan frontalmente. De modo que la Transición de una dictadura hacia la democracia nunca podrá ser efectiva con un rey como jefe del Estado por medio, y menos todavía si este fue creado e impuesto a su medida y semejanza por el propio dictador a espaldas del pueblo. En todo caso, la denominación más correcta sería la de traspaso.

Lo sangrante del caso es que, quienes insisten en que la Transición sí se hubo dado, la presentan además como modélica ¡Qué cinismo! ¿Modélica? ¡Que no nos vengan con cuentos! Entre 1976 y 1980 la policía, la Guardia Civil y la extrema derecha asesinaron impunemente a más de cien personas, y miles de detenidos fueron salvajemente torturados.

Sin ir más lejos, mi hermano Alfredo, militante revolucionario hoy ya fallecido, fue uno de los muchos que sufrió en sus propias carnes la persecución, el secuestro, la detención y la tortura a manos de los aparatos del Estado.

En todo ese período, Adolfo Suárez fue el presidente del Gobierno. Falangista de camisa azul y mano en alto, Suárez recibió de Franco la Orden Imperial del Yugo y las Flechas, y, tiempo después, la Monarquía le hizo aristócrata asignándole el título de duque. También encontró acomodo como presidente de la Fundación de Victimas del Terrorismo; por supuesto que la enorme cantidad de victimas mortales provocadas por ellos bajo sus mandatos nunca tuvieron cabida en su entidad.

En cuanto a la jefatura del Ministerio del Interior se refiere -estrechamente relacionado con la brutal represión desatada durante aquellos años-, ésta fue repartida entre Manuel Fraga Iribarne -1976, ministro de la Gobernación por aquel entonces-, Rodolfo Martín Villa (1976-1979), Antonio Ibáñez Freire (1979-1980) y Juan José Rosón (1980-1982).

Fraga tiene en su haber a varios asesinados -los de la matanza de Vitoria, los de Montejurra…-. Sin embargo, estos y otros graves incidentes nunca le impidieron presentarse repetidas veces a las elecciones generales, por ejemplo, o presidir la Xunta de Galiza hasta esta última legislatura. Sobra decir, por tanto, que nunca respondió por su sangriento pasado.

Rodolfo Martín Villa

De la boca de Rodolfo Martín Villa ha salido en repetidas ocasiones: “todo se lo debo a Franco”. Este detalle sería suficiente para descalificarlo, pero, aunque brevemente, añadiré algo más. Fue gobernador civil y jefe provincial del Movimiento de Barcelona cuando, en esta ciudad, Txiki fue detenido y fusilado -recordemos que condenado sin la aportación de ninguna prueba. Como dirigente del sindicato vertical -franquista-, uno de sus mayores esfuerzos los dedicó a desactivar al movimiento obrero, y, para llevar a cabo su trabajo, no dudó en utilizar la represión policial alternándola con las acciones de sus “incontrolados” matones.

A este siniestro personaje el gobierno de Aznar le designó la presidencia de ENDESA, y él se encargó de privatizarla. Dirigiendo la compañía eléctrica consiguió que, en Chile, los indios mapuches fueran expulsados de sus tierras ancestrales para construir una presa. Ejerció, también, como Comisionado del Gobierno -del PP- en relación con la catástrofe del Prestige. En la actualidad es presidente de Sogecable, sociedad ligada al Grupo Prisa. Lo curioso del caso es que en 1978, con Martín Villa como ministro del Interior, las dependencias madrileñas del periódico El País -editado por Prisa-, sufrieron un atentado. La explosión del paquete bomba, que fue reivindicada por un comando de la extrema derecha, mató al conserje Andrés Fraguas e hirió de gravedad a otros tres empleados. Rodolfo Martín Villa no movió ni un solo dedo para detener a los autores.

De Antonio Ibáñez Freire me limitaré a decir que era general del ejército. En cuanto a Rosón, otro falangista de camisa azul y mano en alto hoy ya fallecido, comentar que fue igual de siniestro que sus predecesores. Cuando hubo de dejar el cargo -el PSOE ganó sus primeras elecciones en 1982-, recomendó a Felipe González -con éxito- a un antiguo compañero de militancia franquista para ocupar el puesto que él abandonaba: José Barrionuevo, uno de los máximos responsables de la guerra sucia practicada durante años por el PSOE.

En definitiva que, gracias a la “democracia española”, los responsables de crímenes de lesa humanidad cometidos durante la guerra civil, el franquismo con Franco y el franquismo sin éste -muy vivo aún en nuestros días- no es que no fueron juzgados, sino que muchos de ellos viven todavía con enormes privilegios. La Ley de Memoria Histórica -31 de octubre de 2007- no deja de ser un mal zurcido parche para salir del paso, puesto que tampoco resuelve ni resarce gran cosa.

Ahí están los ejemplos de Fraga, Suárez, Martín Villa, F. Ordóñez, Samaranch, o el caso más escandaloso, el del propio heredero de Franco, el actual rey. O como se situó en la pole position de salida a los hijos de insignes fascistas, como Bono, Barrionuevo, Felipe González, Gallardón, Fernández de la Vega, etc. La lista de indeseables sería interminable, y lamentablemente estos son los que nos “gobiernan”, directa o indirectamente, hoy.

Estos son algunos de los “robustos” cimientos en que se apoya la citada “democracia”. Así se entiende que desde 1977 a esta parte acumule 350 muertos, más de 30.000 detenidos, 5.000 prisioneros, 7.000 torturados y varios desaparecidos; que el Comité de Derechos Humanos de la ONU llame la atención al gobierno de Rodríguez Zapatero por las torturas practicadas en las dependencias policiales, e inste a que suprima la legislación que permite el régimen de incomunicación de los detenidos que facilita dichas torturas. Así se entiende que, por el mero hecho de guardar silencio, se ilegalicen partidos y se encarcele a sus dirigentes; que se secuestren revistas, se cierren periódicos y emisoras de radio. Así se entiende que, mientras ex presidentes y otros ex altos cargos cobran sueldos vitalicios, el desempleo en todo el Estado afecte a casi cinco millones de personas. Así se entiende que un presidente de Gobierno -Aznar- se involucre en una guerra ilegal -Iraq- y no sea juzgado; sin olvidar que el jefe del Estado y máximo responsable militar del ibérico país ,difícilmente pudo estar al margen de la decisión invasora. Así se entiende que otro presidente de Gobierno -Rodríguez Zapatero- defendiera en la Cumbre Iberoamericana de Chile -2007- el modelo neoliberal que tanto sufrimiento está causando en toda América Latina, con el perverso propósito de favorecer a las empresas españolas -a la oligarquía que él representa-, y que exigiera respeto para un fascista y criminal -Aznar- que no respeta a nadie. Así se entiende que el único jefe de Estado de toda aquella Cumbre que nunca fue elegido por su pueblo -Juan Carlos de Borbón- mandara callar a quien sí lo ha sido y utiliza la verdad y la palabra para defender su legítima causa, la de los pobres…

Y paro. No porque no haya nada más que añadir, sino por lo interminable que puede resultar la presente “lista”.

 El próximo 6 de diciembre, los “demócratas españoles de toda la vida” volverán a estar de celebración. La herramienta disuasoria y represora habitualmente utilizada por una de “las dos Españas” contra la otra cumplirá treinta años [treinta y tres ya].

Paco Azanza Telletxiki



Anuncios

Written by Mino

26/07/2011 a 00:01

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Artículo para guardar en la hemeroteca.
    Enhorabuena maestro.

    nadiemejorquenadie

    26/07/2011 at 00:08


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: