El Blog de Minín

Opinion alternativa

Animal: El origen es la colaboración

leave a comment »


Esta es la primera de una serie de mini-artículos que utilizaré como referencia a los que vendrán después. En esta primera entrada voy a comentar en que consiste el ser humano, es decir, TU. Me refiero a nivel físico, ya que de momento no voy a entrar a razonar otros conceptos como el pensamiento, los recuerdos y las sensaciones.

Principalmente estamos compuestos de no pocas células, unos 50 mil millones. Aunque si esa cifra la multiplicas por 5 obtendrás la cantidad de virus y bacterias que conviven en nuestro cuerpo. Es decir, entre virus, bacterias y células, estamos compuestos por unos 300 mil millones de seres vivos. Lo juntas todo en un habitat -tu cuerpo- y obtienes un ser humano. En realidad funcionamos como un hormiguero, donde parece que cada hormiga “va a su bola”, aunque en realidad están todas trabajando de manera conjunta.
Tanta es la sincronía de esos seres -las células- que a partir de cierta cantidad, se genera una conciencia propia, la conciencia del SER. Una conciencia de tal fuerza que llega a olvidar de lo que realmente se compone, llegando a la conclusión errónea de que su esencia -su pensamiento- es una cosa y su cuerpo otra. A mi me ha pasado.
Pero vamos a analizar al microscopio que eres realmente. Si cojes un trocito de ti -la punta de un dedo, un trocito de piel, una pestaña, una gota de sangre, lo que sea- lo primero y más grande que verás son las células, hay millones. Eso eres tu principalmente, células. Hay de varios tipos -¡casi 200!- pero independientemente de la función o el tipo de célula, todas tienen una cosa en común: Son seres vivos independientes, cada célula vive, respira, come, hace caca y pis y se reproduce, igual que hacemos los humanos.


Si coges unas cuantas células y las apartas de tu cuerpo se morirán, puesto que no están en su hábitat natural, pero si les facilitas las cosas pueden rehacer su vida fuera de ti, sin siquiera echarte de menos. Son seres que teniendo los nutrientes y el entorno adecuado no necesitan tu cuerpo para vivir, aunque paradójicamente las que están en tu cuerpo son las que dan forma a tu propia humanidad.
¿Y qué es lo que hace que no se vayan las células a vivir su vida? (si eso ocurriera literalmente nos desintegraríamos). Su entorno. Y “su entorno” eres tu. Aquí se puede aplicar perfectamente la analogía de las hormigas; Manteniéndose unidas, obtienen muchos más beneficios y consiguen muchas cosas que serían imposibles por separado, exactamente igual que los delfines, las sardinas, las cebras, los monos, las cucarachas, los hombres, los buitres, los lobos, las abejas, las vacas, las ovejas, las pirañas, las bacterias y por supuesto, las células. Todos los refranes tenían razón: “La unión hace la fuerza” o “Donde comen dos comen tres” son ejemplos perfectos, aunque voy a poner un par de ejemplos más claros:

  1. Imagínate que estás construyendo una casa. Esa casa te costará -pongamos por ejemplo- unos 200.000 euros. Bien, pues sigue imaginando que después vas a costruir 10 casas más, todas iguales. Ya no te costarán 200.000 euros cada una, si no que su precio se reducirá hasta menos de la mitad. Y si en vez de 10 casas construyes 1.000 el precio de cada una será ya irrisorio en comparación con la primera.
  2. Imagínate que vas a hacer unas patatas con huevos fritos. Todo tiene su coste y las patatas, el aceite, la energía para calentarlo, los huevos, la mano de obra, etc, no son menos, aunque al final consigues comer un estupendo plato de patatas fritas con huevos por menos de 2 euros. Pues si en vez de freir solo para ti, reunes a 40 personas más para comer huevos con patatas, descubrirás que el coste por persona es muy inferior a los 2 euros de comer uno solo (En nuestra sociedad se da el caso de que en ciertos momentos, la comida y la electrónica son tan baratas que incluso se tiran a la basura).

Bien, pues ese es el motivo de que tus células se queden dentro de tu cuerpo y no intenten “emigrar”, pues pasaron de vivir en un mar lleno de peligros a nacer en un entorno seguro, en el que obtienen de forma “barata” alimentos, una serie de comodidades que de otra manera no obtendrían y algo más: Conciencia y evolución.

RESUMEN:
Ya tenemos respuesta a un par de preguntas interesantes:
¿Qué somos realmente? La unión de muchos seres vivos.
¿Porqué somos la unión de muchos seres vivos? Porque la colaboración entre ellos consigue una serie de ventajas evolutivas que nunca obtendrían en solitario. La vida no es competitividad, la vida es colaboración.

CONCLUSIÓN:
Darwin y los que vinieron detrás nos han engañado miserablemente. Si lo piensas puede parecer una chorrada, pero ese cambio de pensamiento hubiera significado un giro de 180 grados en la forma de hacer las cosas, desde las investigaciones y la genética hasta la prevención de enfermedades. La vida y la evolución no es “la supervivencia del más fuerte”, la vida es para los que se unen y colaboran entre sus semejantes, sin excepción. El resto de opciones conducen a la involución y la destrucción, no tienes más que mirarte al espejo; Cuando tus células no colaboran entre sí, es cuando aparece el desequilibrio y cuando existe desequilibrio aparecen las enfermedades. Cuando las enfermedades se mantienen el tiempo suficiente, se produce la destrución del SER.

Todas las grandes culturas (Egipcia, Maya, Romana, Inca, China, EEUU) han sido grandes porque existía unión y colaboración (forzada o con engaños, pero colaboración al fin y al cabo).

…continuará

Anuncios

Written by Mino

22/07/2010 a 17:38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: