España, 1936. A mi manera.


Esta no es la única crisis económica que atravesamos en España, desde luego. Ya hubo otras, pero todas ellas tienen una cosa en común: Trajeron grandes cambios, al igual que está pasando hoy en todo el mundo. Para tener una visión en perspectiva de los hechos actuales, voy a contarte una parte de la historia de España, pero lo voy a hacer a mi manera. Y ya te adelanto el final: Ganaron los malos de la película

Tanque de la Primera Guerra Mundial

(Lectura: 10 minutos)
Para entender cómo sucedieron las cosas, situémonos en aquella época. Creo que es necesario hacer un recorrido rápido sobre los acontecimientos que nos han conducido hasta el día de hoy.

España experimentó una gran pujanza económica al estallar la Primera Guerra Mundial debido al gran incremento de las exportaciones. Había negocios y mucho dinero, pero cuando la guerra acabó, comenzaron los problemas.

Entre que por una parte España andaba metida en guerras con Marruecos y que por otra parte se terminó la bonanza económica que proporcionó la Primera Guerra Muncial, los españoles comenzaron a experimentar en primera mano los efectos de la gran depresión económica que se extendió por todo el país.

Sigue leyendo España, 1936. A mi manera.

La revolución Egipcia (1)


A los amos del mundo que quisieron instigar una revuelta en Túnez para desestabilizar el país -una vez más!- les ha salido mal la jugada. La crisis, las injusticias y el tumulto tunecino que no debería de haber pasado de eso, un tumulto, se han extendido como la pólvora a lo largo de todos los países árabes convirtiéndose en una revolución que amenaza incluso la aparente estabilidad y tranquilidad de Europa.

De momento el gobierno marroquí está mirando con recelo a sus ciudadanos, listo a actuar en caso de detectar el menor movimiento revolucionario. En España, el Sistema de Castas políticas establecido ni se inmuta, puesto que consideran altamente improbable ninguna actuación de la población civil (sinceramente yo también lo dudo puesto que somos un país de borregos) pero, ¿Qué pasará en países como Grecia o Irlanda?

Reflexiona y hazte algunas preguntas: ¿Crees que las cosas «van bien«, como decía J.M. Aznar? ¿Piensas que los modelos políticos establecidos en tu país son buenos y justos? ¿Y en el resto del mundo también? ¿Crees que vives en una democracia? ¿Opinas que tu sociedad es honrada y justa? ¿Eres de los que piensan que los chistes sobre la crisis te hacen gracia porque no reflejan la verdad? ¿Tienes miedo a salir a la calle a rebelarte? Si respondes no a estas cuestiones, eres carne de revolución: