Ciencia: Velocidad de la luz variable


Un dispositivo óptico ralentiza los 300.000 km por segundo de la luz con un simple control giratorio

¿Hay algo que no pueda hacer DARPA? La agencia estadounidense, que depende directamente del Pentágono, sigue trabajando en proyectos que parecen inspirados en novelas de ciencia ficción. Su último logro es un dispositivo óptico capaz de modificar la velocidad de la luz simplemente variando un control giratorio. El artefacto, a diferencia de otros similares, puede funcionar a temperatura ambiente. La investigación ha sido publicada en Nature Photonics.

La luz, en el espacio vacío, se desplaza a unos 300.000 kilómetros por segundo. Como nunca se cansan de repetir los físicos, no hay forma de que nada -ni una partícula subatómica ni una gigantesca nave espacial- se mueva a mayor velocidad que esa. Pero nada impide que la propia luz viaje a menor velocidad. En efecto, esos 300.000 kilómetros por segundo se pueden convertir prácticamente en cualquier valor menor, simplemente haciéndola atravesar un medio que posea propiedades diferentes a las del vacío. Los físicos denominan “índice de refracción” de un material transparente al cociente entre la mencionada velocidad de la luz y la que ésta presenta en dicho material.
Cada material tiene su propio, fijo e inamovible índice de refracción. El medio transparente más abundante en nuestro planeta es el agua. Su índice de refracción, cuando se encuentra en estado puro, es de 1.33, por lo que la luz la atraviesa a una velocidad de “solo” 225.000 kilómetros por segundo. A pedido de DARPA, los investigadores de UC Santa Cruz diseñaron y fabricaron un dispositivo que -por ponerlo en términos simples- posee un índice de refracción variable. Se trata de un dispositivo óptico muy pequeño, que gracias a la acción de un haz de rayo láser puede ajustar la velocidad a la que se mueve la luz cuando la atraviesa:

Sigue leyendo Ciencia: Velocidad de la luz variable

Anuncio publicitario

Creado el primer OVNI


Lightcraft: el «OVNI» de la NASA

La conquista del espacio puede estar más cerca gracias a un prototipo que los científicos norteamericanos están desarrollando bajo el nombre Lightcraft. Su forma es muy similar a un «platillo volante» y su sistema de propulsión podría ser el mismo que utilizan los OVNIs ¿Estamos ante una suerte de «duplicación» tecnológica de los «no identificados»?

En el interior de las instalaciones que el Ejército norteamericano tiene en Las Cruces, Nuevo México (EE.UU.), un hombre camina con un pequeño objeto en sus manos, plateado, discoidal y de no más de 15 centímetros de diámetro. El equipo de científicos no pierde un solo minuto. Es necesario medir la velocidad del viento y comprobar por enésima vez el estado del potente láser. La pequeña maqueta es un pedazo de aluminio cuidadosamente estudiado que no dispone de ninguna parte móvil ni de combustible en su interior, pero pretenden hacerla volar y abrir con ella la puerta a las estrellas.

Los experimentos, desarrollados en el High Energy Laser System Test Facility, forman parte del proyecto Lightcraft, que pretende aplicar – por encargo de la NASA y la Fuerza Aérea – un nuevo sistema de propulsión, basado en la luz y el aire, que permitirá el futuro acceso del hombre al espacio. El proyecto, de ahí su nombre, estudia y desarrolla el haz de luz como medio impulsor: la parte inferior del prototipo es un espejo que enfoca un haz láser hacia los bordes. Así, el aire alcanza una temperatura que oscila entre los 10.000 y 30.000 grados. La consecuencia: una especie de explosión que no produce consumo químico ni impacto medioambiental. Es el futuro.

Sigue leyendo Creado el primer OVNI