El dinero


dineroQuisiera hacer una encuesta y para eso quisiera tu colaboración. ¿No has notado que últimamente hay bastante dinero NUEVO en circulación? Yo personalmente me he encontrado con bastantes billetes de nuevo cuño. Eso me hizo recordar que hace bastante tiempo que  no veía billetes nuevos.

Y pienso que es extraño que “de repente” empiecen a aparecer un montón de billetes nuevos sin más. Echando la mirada atrás, no puedo evitar asociar el dejar de ver billetes nuevos a la aparición de la crisis y el comenzar a verlos al fin de la crisis. Alguna vez he oído que para introducir nuevos billetes en circulación se tienen que destruir otros más viejos, pero creo que eso es simplemente falso. Y sigo pensando; que curioso que parece ser que “por fin se está acabando la crisis” es cuando empiezan a aparecer nuevos billetes en alrededor nuestro. A lo mejor es casualidad. A lo mejor no es cierto lo que dicen algunos que el dinero físico -los billetes- se crea sin más, en la fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Sin mayores requerimientos, chas! aprietas un botón y ya hay creados unos cuantos millones de euros.

Continúa leyendo El dinero

Accidente en mi calle, bebé muy grave


Final de la calle
Final de la calle

Acabo de llegar y me encuentro con una moto de la policía municipal atravesada a la entrada de mi calle. “Ya está haciendo la grúa de las suyas”, pensé. Pues no, es por otro motivo más grave. Pregunté a un vecino:

– Que hay Angel, ¿que pasó que hay tanta policía?

– Al parecer se ha caído un chaval

– Vaya, ¿Y fué mucho?

– Creo que sí, cayó desde un tercer piso. Es un chaval de unos ecuatorianos de esos que viven por ahí arriba -dijo señalando en dirección a la ambulancia, que estaba al final de la calle- pero no sé más.

No conforme con la explicación me acerqué  al agente municipal más cercano y le pregunté:

– Buenas tardes agente, ¿Que pasó? Al parecer se cayó un chaval por una ventana, no?

Hizo un gesto como de teleñeco, para reprobarme esa información y me dijo:

– No era un chaval, era un bebé y cayó de un cuarto piso.

Panorámica

– Madre de Dios! -exclamé- ¿Un bebé?

– Si, eso pensamos, llebaba los pañales puestos.

– Meeecaches la mar -exclamé- ¿Y como está?

– Aún no lo sabemos, están intentando reanimarlo, no te puedo decir nada más.

– Vale, muchas gracias.

Mañana seguramente lo leereis en el periódico. Una desgracia más 😦