La nueva Normalidad


Sinceramente ignoro si el SARS-CoV-2 tiene un origen natural o si por el contrario fue creado en un laboratorio de Wuhan o de cualquier otro sitio, siendo después liberado accidental o intencionadamente. De hecho, y puesto que soy lego en epidemiología y virología, tampoco estoy en condiciones de decir si se trata de un virus nuevo o si por el contrario lleva entre nosotros bastante tiempo.

En cambio, sí puedo afirmar que no estamos ante una pandemia comparable ni a la peste antonina, ni a la plaga de Justiniano, ni a la peste negra, ni a la mal llamada gripe española. Equiparar aquellas hecatombes con la COVID-19, como hace el últimamente desnortado historiador Niall Ferguson en su página personal (http://www.niallferguson.com/journalism/politics/2020-is-not-1968.-it-may-be-worse), es, en el mejor de los casos, inexacto.

Pues el coronavirus virus que motivó el confinamiento de 46 millones de españoles muestra una letalidad bajísima, comparable a la de una gripe fuerte. Los síntomas son, en la inmensa mayoría de los casos, leves o sencillamente inexistentes, habiéndose creado la figura, quintaesencia del oxímoron, del enfermo asintomático.

¿Cómo es posible entonces que a fin de ralentizar, que no de impedir (recuérdese la machacona insistencia en la necesidad de “aplanar la curva”), la propagación del patógeno, las autoridades políticas, tanto nacionales como autonómicas, en connivencia con empresarios cipayos y con una ciudadanía aterrorizada, servil y confundida, hayan tenido a bien destruir la economía española?

¿No será acaso que esas mismas autoridades, una vez celebrados los fastos del 8-M, se han entregado con denuedo a la tarea de “resetear” (valga el barbarismo) el capitalismo patrio de acuerdo con las directrices de la sinarquía transnacional de la que constituyen patético apéndice? Recuérdese el ataque de sinceridad del presidente del Gobierno cuando admitió en las Cortes que la pandemia iba a acelerar “transformaciones” necesarias e inexorables. O échese un vistazo a los vídeos elaborados recientemente por el Foro Económico Mundial, organizador de ese contubernio anual que se reúne en Davos:

 

No pueden resultar más claros, contundentes y reveladores.

Visto en: https://seresdefenderse.wordpress.com/2020/07/23/la-nueva-normalidad/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s