El Blog de Minín

Opinion alternativa

Mala leche

with 9 comments


MALA LECHE

(NOTA: La revista Discovery DSalud ha renovado toda su web, por lo que los enlaces a dicha revista ya no funcionan.)

Ya hace años que estoy oyendo -cada vez más- voces que gritan a los cuatro vientos la posible insalubridad de la leche. Y creo que esas voces no andan del todo descaminadas, puesto que cada vez hay más estudios e investigaciones que certifican la validez de tal afirmación. Una de las voces es la de la doctora e investigadora Jane Plant, que comprobó en su propio cuerpo los beneficios experimentados -casi de inmediato- en cuanto detuvo la ingesta de leche:

Dra. Jane Plant

La historia de la profesora Jane Plant, geoquímica y jefa científica del British Geological Survey -una prestigiosa institución pública británica que se dedica a la investigación en materia de Geología-, puede constituir un significativo ejemplo para muchas mujeres ya que ha sobrevivido a 5 tumores mamarios y a las prácticas médicas convencionales para tratar su cáncer. Y lo ha hecho, según afirma ella misma, de una forma muy sencilla: eliminando todos los lácteos de su dieta.Su historia es parecida a la de otras muchas mujeres. Sintió el mismo pánico cuando le diagnosticaron cáncer de mama y confiada en el buen saber y hacer de los oncólogos se sometió a una mastectomía y a la irradiación de sus ovarios porque le dijeron que así se provocaba la menopausia, se suprimía la producción de estrógenos y se podría curar el cáncer. Pero todo resultó falso. De hecho el cáncer se le reprodujo hasta 4 veces.

“Sufrí la amputación de una mama, me sometieron a radioterapia y a una quimioterapia muy dolorosa. Me vieron los especialistas más eminentes de mi país pero en mi fuero interno estaba segura de que me estaba enfrentando a la muerte. Y estuve a punto de tirar la toalla”, cuenta la profesora Plant en su libro Your life in your hands (Tu vida en tus manos) en el que relata su propia experiencia y explica cómo llegó a la idea que ha salvado su vida.

“A raíz de un viaje de mi marido a China -cuenta en su obra- empecé a pensar en que mi enfermedad era virtualmente inexistente en dicho país. De hecho sólo una de cada 10,000 mujeres muere de cáncer de mama en China, mientras que sólo en el Reino Unido las cifras oficiales hablan de una de cada doce.

Entonces mi marido -quien también es científico- y yo misma, empezamos a investigar sobre la forma de vida y alimentación de los orientales hasta que llegamos a la idea que me salvó la vida: las mujeres chinas no enfermaban de cáncer de mama ni los hombres desarrollaban tumores prostáticos porque son incapaces de tolerar la leche y, por tanto, no la toman. Es más, supimos que los chinos son incapaces de comprender la preocupación occidental por tomar leche de vaca. Ellos nunca la utilizan ¡y menos para amamantar a sus bebés!Y si te paras a pensarlo no puede ser una simple casualidad que más del 70% de la población mundial haya sido incapaz de digerir la lactosa. Hoy lo que creo es que la naturaleza intenta avisamos a tiempo de que estamos comiendo un alimento equivocado”.

Cuando Jane Plant se planteó todo esto se estaba tratando con quimioterapia su quinto tumor mamario. Y fue entonces cuando decidió suprimir por completo la ingesta de lácteos, incluidos todos los alimentos que contienen algo de leche: sopas, galletas, pasteles, margarinas, etc. ¿Y qué sucedió?. “En sólo unos días el tumor empezó a encogerse. Dos semanas después de mi segunda sesión de quimioterapia y una semana después de haber suprimido la leche y sus derivados, el tumor empezó a picarme. Luego se ablandó y comenzó a menguar. Unas seis emanas después había desaparecido.

De hecho mi oncólogo del Charing Cross Hospital de Londres no pudo reprimir exclamar un maravillado “¡No lo encuentro!” cuando examinó la zona donde había estado el bulto. Por lo visto no esperaba que alguien con un cáncer tan avanzado -ya había invadido mi sistema linfático- pudiera sobrevivir. Afortunadamente aquel oncólogo logró superar su escepticismo inicial y en la actualidad recomienda una dieta sin lácteos a sus pacientes. Convencida de que dejar de tomar lácteos era lo que le había salvado la vida, Jane Plant decidió plasmar sus conocimientos y su experiencia en el libro antes mencionado. Y de inmediato más de 60 mujeres aquejadas de cáncer de mama se pusieron en contacto con ella para pedirle consejo. Sus tumores también desaparecieron.“Aunque no fue fácil aceptar que una sustancia tan ‘natural’ como la leche pudiera tener tales repercusiones para la salud -explica Plant- ahora no me cabe duda de que la relación entre los productos lácteos y el cáncer de mama es similar a la que existe entre el tabaco y el cáncer de pulmón.

Pero no sólo eso porque, por ejemplo, ya en 1989 el doctor Daniel Cramer -de la Universidad de Harvard- determinó que estos productos están implicados en la aparición del cáncer de ovarios.

Y los datos sobre el cáncer de próstata conducen a conclusiones similares. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el número de hombres que padecen este cáncer en China es de 0,5 por cada 10,000 mientras que en el Reino Unido la cifra es 70 veces mayor. La clave está pues, sin duda, en el consumo de lácteos“.

Para la profesora Plant la leche de vaca es un gran alimento…¡pero sólo para los terneros! Y afirma convencida que la naturaleza no la ha destinado a ser consumida por ninguna otra especie. “De hecho estoy convencida -concluye- de que salvé mi vida por dejar de consumir leche de vaca. Sólo deseo que mi experiencia puede servir a más mujeres y hombres que, sin saberlo, pueden estar enfermos a causa de los lácteos que consumen”.En su libro, además de detalles de su propia experiencia e interesantes datos sobre sus investigaciones acerca de los efectos de la leche de vaca sobre nuestra salud, se recogen una serie de recomendaciones nutricionales que se resumen en alimentarse básicamente de leche de soja, té de hierbas, semillas de sésamo, tofú, nueces, mucha fruta y verduras frescas.

MI OPINIÓN:

Naturalmente estas son muy buenas noticias para todas las personas que tienen cáncer de mama o prostático. No obstante vamos a analizar este artículo y sus repercusiones. Aclaremos primero una cosa, los chinos no toman leche porque no pueden. En su metabolismo no disponen de la enzima que les permite metabolizar la leche, enzima que nosotros los occidentales deberíamos tener sólo hasta los 4 años, momento en que desactivaría al dejar de consumir la leche de nuestra madre. Personalmente estoy convencido de que la leche no es una cosa buena para el ser humano y te voy a decir el porqué; No hay más que mirar las estadísticas que nos dicen que en una población como la china, de más de 1300 millones de personas (la quinta parte del planeta) el cáncer de mama o de próstata es prácticamente inexistente, da que pensar, ¿No?

Ahora bien, me parece perfectamente lógico que teniendo el actual sistema de negocio de la leche -nunca mejor dicho- implantado de la manera en que está y moviendo los millones que mueve, no trasciendan noticias como esta y otras similares. Estamos hablando de que uno de los mayores grupos en este negocio -Lactalis- posee una facturación anual de más de 1.200 millones de euros, y otro de los grandes, el grupo CAPSA factura casi 900 millones de euros. Esto sólo en España, sin contar los grandes emporios internacionales.

Para mí está claro que ninguna de estas macro-compañías va a renunciar a este suculento negocio. Si existe alguna información que diga que la leche es perjudicial para el ser humano, no tardarán en aparecer otras 20 donde hablen de las excelencias de la leche para la salud, cosa por otra parte FALSA. La leche no es buena para nuestra salud, digan lo que digan. Si tomas leche de manera habitual no te vas a morir -por lo menos a corto plazo- pero tu salud estará en constante deterioro. ¿Y el calcio? ¿No necesitamos el calcio para nuestros huesos? Pues NO, ya está bien de tanta mentira. El calcio que recibimos de la leche es mínimo. En el proceso de pasteurización y UHT se pierde la mayoría de ese mineral, por eso luego lanzan leches “enriquecidas con calcio” puesto que de otra manera la aportación sería casi nula. Por otra parte cuando hay más cantidad de fósforo que de calcio (lo más habitual) no solo no recibimos calcio, si no que el cuerpo necesita aportar su propio calcio para poder metabolizar adecuadamente los lácteos, con lo cual el consumo masivo y diario de leche pasteurizada puede llegar a provocarte una osteoporosis, exactamente lo contrario de lo esperado al tomar leche (no lo digo yo, lo dicen los investigadores de la universidad de Harward). Si consumes de manera habitual mucha leche no fortaleces el crecimiento ni la resistencia de los huesos, ya que no es el calcio el que evita el deterioro del tejido óseo, si  no la disminución del consumo proteínico.

El estudio más riguroso realizado sobre la leche se hizo en China -ya que sus habitantes rara vez la toman-, comenzó en 1983 y se llamó el Proyecto Cornell Oxford-China de Nutrición, Salud y Medio Ambiente. En ese estudio se analizaron los hábitos cotidianos de más de 6500 chinos repartidos en 50 provincias de la China rural y demostró de manera inequívoca que la leche animal desmineraliza a los adultos. Comprobaron que los habitantes que no consumían leche de vaca y basaban su alimentación en el arroz, los vegetales y la soja y sus derivados -sin incluir la leche de soja- no padecían osteoporosis. Sin embargo si dejaban esa dieta e introducían la leche de vaca, los niveles de calcio descendían y aumentaba la incidencia de esa enfermedad. Más claro que el agua.

DATOS A TENER EN CUENTA:

  • El 90% de los pacientes asmáticos que fueron sometidos a una dieta totalmente vegetariana (sin carne, huevos o productos lácteos), experimentaron grandes mejoras en la frecuencia y la gravedad de sus ataques.
  • Según la Academia de Alergia, Asma e Inmunología de Estados Unidos, la leche es la causa principal de alergias en niños, causando síntomas tan diversos como exceso de mucosidad nasal, problemas en los oídos, fatiga muscular y dolores de cabeza.
  • Los productos lácteos también han sido relacionados con insuficiencias cardíacas, tetania neonatal, dilatación de las amígdalas, colitis ulcerosa, enfermedad de Hodgkin, y problemas respiratorios, cutáneos y gastrointestinales.
  • Los alimentos ricos en proteína animal como la carne, los huevos y los productos lácteos, separan el calcio del organismo para regular los derivados ácidos que resultan de la descomposición del exceso de proteínas; esto causa una pérdida neta de calcio.
  • El doctor John A. McDougall denomina “carne líquida” a los productos lácteos, porque su contenido nutricional es muy similar, ya que son ricos en grasas y colesterol. McDougall comenta, “La deficiencia de calcio causada por una cantidad insuficiente de calcio en la dieta no se conoce entre los humanos”.
  • Lo más sorprendente es que el consumo de productos lácteos ha sido vinculado a la osteoporosis, la misma enfermedad que supuestamente era prevenida por la leche.
  • La leche de vaca SI es apta para las necesidades nutricionales de los terneros, que a diferencia de los bebés humanos, duplican su peso en 47 días (frente a los 180 días que se demoran los humanos), desarrollan cuatro estómagos y llegan a pesar entre 400 y 600 kilos en dos años. La leche de vaca contiene aproximadamente tres veces más proteínas que la leche humana y casi 50% más de grasa.
  • Los investigadores de la Universidad de Harvard concluyeron tras estudiar a 78.000 mujeres durante más de 12 años que “es poco probable que un consumo elevado de leche u otras comidas fuentes de calcio durante la adultez proporcionen considerables efectos protectores contra las fracturas de cadera o del antebrazo”; de hecho, aquellos participantes del estudio que consumieron más de 450 miligramos de calcio proveniente de comidas lácteas duplicaron el riesgo de sufrir fracturas de cadera.
  • Aparte de los humanos, ninguna otra especie toma leche después de la infancia, y ninguna otra especie toma la leche de otra especie (salvo los perros y gatos domésticos que adquieren este hábito de los humanos).

SOLUCIONES:

La solución inmediata es sencilla, ya que ahora que sabemos de los efectos perniciosos de su consumo, lo más inteligente es detener la ingesta de leche. Aunque la cosa no es tan sencilla como parece, puesto que aparte de ser un problema alimentario también es un problema cultural. Llevamos tantos años escuchando la machacona musiquilla sobre las bondades de la leche que abandonar las creencias y los hábitos de toda una vida no es cosa nada fácil.

Para no tener que realizar el esfuerzo de dejar sus costumbres, muchas personas se han lanzado de cabeza al consumo de leche de soja. Evidentemente el cambio es para mejor, aunque recientemente se ha descubierto que no es la mejor elección, puesto que el 95% se hace con soja transgénica y todas las leches de soja contienen restos de lisinialeina y exano, ambos productos altamente cancerígenos.

Pues una vez comprobado que la leche de vaca es dañina y la de soja también (aunque menos) nos hemos quedado sin leche para tomar en el desayuno. Ahora es cuando pasa  a ser un problema cultural. En otras culturas como la inglesa lo habitual es hacer un desayuno fuerte, a base de bacon, pan de sandwich, alubias e infusiones, la leche no forma parte de su cultura. En la cultura española tenemos la costumbre del Cola-Cao o el café con galletas o pan, nada de infusiones. Pues que sepas que no son buenas costumbres, por mucho que te empeñes en decir que son “de toda la vida” (las costumbres y la cultura española se apoderan de ti).

Te reto a que hagas la prueba. Vive un més de tu vida sin tomar leche. Comprobarás como esa “carraspera” que siempre tienes desaparece, así como ciertos dolores de cabeza, estomacales o incluso cansancio que te acompañan tan frecuentemente se van como por arte de magia. Al final es una cuestión de costumbres.

ENLACES:

– Robert Cohen, autor de “Milk: The Deadly Poison” (La Leche: El Veneno Mortal)

Dra. Jane Plant, autora de “Tu vida en tus manos”

Editorial en Discovery Salud sobre los lácteos (Muy importante!)

La leche de vaca en Canadá.

Anuncios

Written by Mino

20/04/2010 a 15:53

9 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Me parece muy interesante y estoy poniéndolo en práctica hace ya un mes y me siento mucho mejor

    Gladys Elizabeth

    03/08/2010 at 19:07

  2. mi mama tiene cancer malicno y no se como aser para que se cure por que esta avansado y no contamos com
    recursos economicos tan solo le tengo ha ella si se va comquirn me boya quedar ayudanme y dios le va ha ayudar gtacias.

    anamelva

    28/09/2010 at 03:04

    • Has probado a ponerte en contacto con ACOESCAN? Ellos te pueden ayudar.

      minotj

      28/09/2010 at 09:06

    • Hola, estoy de acuerdo con lo de la leche.
      Pero mi mensaje es para anamelva: rezaré mucho por tí. No tengo medios para ayudarte, tan sólo mis oraciones.
      ¡Cuídate mucho!

      Elio

      20/10/2010 at 22:04

  3. me gustaria saber si la leche sin lactosa tambien es mala. ya q tengo entendido q lo malo de la leche es la lactosa
    gracias
    elena

    elena perez

    11/06/2011 at 22:01

    • Lo malo que tiene la leche es que es un alimento de otra especie pensado para hacer crecer a un ternero hasta los 400Kg en seis meses. Y todas las modificaciones que se le hagan no harán más que empeorar la calidad de ese alimento.

      Mino

      12/06/2011 at 18:10

  4. ¿Qué les cuesta a los enfermos de cáncer hacer la prueba para intentar salvar su vida? ¡No a los lácteos!

    Argelia Bortoni

    01/12/2011 at 21:42

  5. ¡Estoy impresionada con tu blog! Voy a estar muy pendiente de lo que publicas. Gracias, Gracias, Gracias.
    Tengo 50 años y más de 40 de NO TOMAR LECHE, pero sí como productos lácteos. Tuve un Doctor maravilloso Dagoberto Molina Polo QEPD, que decía que después de los 7 años NO PODEMOS digerir la leche.
    Sí es un problema pues muchas cosas en México contienen leche (aunque en los restaurantes digan que no tiene). Si yo tomo leche aunque sea un poco me pongo muy muy mal (casi de hospital). No tomo crema de vaca, ni queso crema, ni ningún tipo de leche. Tengo una hermana que tuvo cáncer, mi Doctor la curó y le quitó la leche… por un tiempo, pues ella lo ha ignorado y sí toma leche.
    ¿Es complicado? ¡Sí lo es! Pero una enfermedad terrible lo es más.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: