El Blog de Minín

Opinion alternativa

El sentido de la vida

with one comment


Según vas cumpliendo años vas haciéndote preguntas que antes no te hacías. Por ejemplo la que todos los seres humanos nos hacemos alguna vez; ¿Para qué es todo esto? ¿Para qué estamos aquí? ¿Hay algún motivo específico? El maestro zen B. Carral, tras muchos viajes y experiencias ha encontrado la respuesta a esa importante pregunta.

He meditado sobre sus palabras y les encuentro bastante sentido. De hecho, si te desprendes de los prejuicios, las malas costumbres y las falsas creencias llegas a su misma conclusión, que casualmente es exactamente lo contrario de lo que espera de nosotros nuestra sociedad:


Sentido de la vida

De algo podemos estar seguros: ¡vamos a morir! Así que la gran pregunta es qué hacer mientras tanto. «¿Para qué estamos aquí? ¿Cómo deberíamos vivir nuestras vidas?», estas son las grandes cuestiones, ¿verdad?, el fundamento de todo.

A lo largo de la historia, los seres humanos hemos probado distintas estrategias. Algunas personas han buscado poder; otras, sexo, bienes materiales, fama o entretenimiento. Y la conclusión es que ninguno de estos caminos hace que nos sintamos bien. Al final, la falta de sentido, la soledad, el ansia sexual y el aburrimiento siguen ahí.

Según una encuesta que he realizado entre febrero de 2009 y enero de 2010, el 92,50% de las personas se sienten insatisfechas con sus vidas, y el grado medio de satisfacción es el 38%. ¡Vaya!, no son números nada alentadores.

Esta es la clase de mundo en el que vivimos. Así las cosas, no es de extrañar, por ejemplo, que en España mueran más personas por suicidio que por accidentes de tráfico; aunque no es un dato que se publicite demasiado, no interesa al sistema.

Por otra parte, el mundo apesta, ¿no es cierto?

En total somos unos 7.000 millones de seres humanos en el planeta y, a pesar de que hay comida suficiente para todos, 1.000 millones pasan hambre, y 124.000 mueren todos los días por causas relacionadas con la desnutrición.

Qué decir del reparto de la riqueza: Los bienes de los tres mayores multimillonarios superan al de los 600 millones de personas más pobres del planeta, y más de un tercio de la población mundial, 2.800 millones de seres humanos, malviven con menos de dos dólares al día.

A los que tenemos lo suficiente para comer no nos va mucho mejor, en realidad somos esclavos. Estamos esclavizados a nuestros trabajos para intentar llegar a fin de mes, para seguir viviendo esta vida de pesadilla, con miedo a que nos despidan, atados de pies y manos para que no podamos rebelarnos y reclamar justicia.

Además, el hombre es un lobo para el hombre: asesinatos, robos, mentiras, abusos sexuales, infidelidades, insolidaridad… Hubo un tiempo en que me hacía ilusión ser padre, ahora no me puedo imaginar muchas cosas más crueles que traer otra vida a este mundo.

Y ellos, los grandes banqueros y empresarios, nuestros amos y señores, utilizan los medios de comunicación para anestesiarnos, utilizan toda clase de publicidad y coerción para evitar que pensemos, para hacernos creer que vivimos en el mejor de los mundos posibles, para decirnos cómo debemos vivir nuestras vidas (es decir, para esclavizanos en su beneficio).

¿Te suena a ciencia ficción? Pues despierta: esta es la vida real, ¡tu vida!

Así las cosas, ¿por qué no nos pegamos un tiro y terminamos con esta mierda?, ¿queda algo por lo que merezca la pena vivir? Sí que lo hay, pero no nos adelantemos.

Para escapar de la falta de sentido, algunas personas persiguen metas como ascender en el trabajo; destacar en algún deporte, arte u oficio; realizarse como padres o trabajadores sociales…, pero no funciona, al final la insatisfacción sigue ahí. Huyendo de la soledad, otras personas se vuelven adictas a las amistades y la socialización estéril, pero tampoco funciona. Y algunas recurren a las relaciones casuales, sin compromiso, para intentar saciar el ansia sexual, y el resultado es el mismo.

Al final, para evadirse de todo ello, para huir de la insatisfacción y el aburrimiento, la mayoría busca toda clase de actividades y distracciones, pero como todos sabemos, nada de esto consigue que nos sintamos bien por mucho tiempo.

¿Cuál puede ser entonces la solución a este cruel enigma que nos plantea la vida? La respuesta es sencilla y sorprendente: ¡la pareja sagrada!

Si miramos hacia dentro e investigamos qué caracteriza nuestra existencia, nos daremos cuenta de que la falta de sentido, la soledad, el ansia sexual y el aburrimiento parecen estar siempre ahí. Podríamos llamarlo insatisfacción existencial, pero lo más interesante es comprender que, en realidad, se trata de una llamada. Es decir, lejos de ser un estorbo, esta insatisfacción es una brújula que nos indica cuál es nuestro norte en la vida; desafortunadamente pocas personas la han sabido interpretar.

La falta de sentido, la soledad, el ansia sexual y el aburrimiento no son fenómenos aislados e independientes, sino distintas manifestaciones de la llamada existencial de nuestro ser humano. A nivel mental, esta llamada se manifiesta como falta de sentido; a nivel emocional, como soledad y aburrimiento, y a nivel físico, como ansia sexual.

Al no tratarse de problemas aislados, sino de distintas manifestaciones de una misma realidad, debemos darles una respuesta integral, única. Y la única respuesta integral para la falta de sentido, la soledad, el ansia sexual y el aburrimiento es la pareja sagrada. En otras palabras, no estamos diseñados para vivir de manera independiente, sino para unirnos a otra persona.

La necesidad más profunda del hombre es, entonces, la necesidad de superar su separatidad, de abandonar la prisión de su soledad. El fracaso absoluto en el logro de tal finalidad significa la locura […] El hombre —de todas las edades y culturas— enfrenta la solución de un problema que es siempre el mismo: el problema de cómo superar la separtidad, cómo lograr la unión, cómo trascender la propia vida individual y encontrar compensación. […] La solución plena está en el logro de la unión interpersonal, la fusión contra persona, en el amor.

Erich Fromm (1900-1980)1

En ese estado de embriaguez nostálgica se cruzó por mi mente un pensamiento que me petrificó, pues por primera vez comprendí la sólida verdad dispersa en las canciones de tantas poetas o proclamada en la brillante sabiduría de los pensadores y de los filósofos: el amor es la meta última y más alta a la que puede aspirar el hombre. Entonces percibí en toda su hondura el significado del mayor secreto que la poesía, el pensamiento y las creencias humanas intentan comunicarnos: la salvación del hombre solo es posible en el amor y através del amor. Intuí cómo un hombre, despojado de todo, puede saborear la felicidad —aunque solo sea un suspiro de felicidad— si contempla el rostro de su ser querido.

Viktor Emil Frankl (1905-1997)2

Al comprometernos al 100% en una relación recíproca, nuestra vida adquiere sentido, dejamos de sentirnos solos y la sexualidad, en vez de neurótica, se convierte en la gozosa celebración de la pareja. Además, el aburrimiento se esfuma, disfrutamos de la compañía mutua y experimentamos una nueva vitalidad que nos anima a trabajar juntos por un mundo mejor. En resumen, dejamos de sentirnos individuos aislados e insatisfechos para convertimos en una pareja satisfecha que busca mejorar las cosas.

Por está razón, no debería extrañarnos que los grandes banqueros y empresarios tengan declarada una guerra a muerte contra la pareja sagrada. ¿A quién crees que beneficia la supuesta guerra de sexos?, ¿y una moda que nos presenta como carnaza sexual para los demás? ¿A quién crees que benefician el sexo sin compromiso y las relaciones pasajeras?, ¿y el pan y el circo? Es fácil, al sistema esclavista que, para perpetuarse, necesita personas insatisfechas y aturdidas que busquen la salvación a través del consumo y el conformismo. Debemos ser conscientes de ello, protegernos y luchar con todas nuestras fuerzas para preservar la razón de nuestra existencia.

1 Erich Fromm, El arte de amar: una investigación sobre la naturaleza del amor, tr. Noemi Rosemblatt, Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica, 1959, pp. 20-27.

2 Viktor Frankl, El hombre en busca de sentido, tr. Christine Kopplhuber (del alemán) y Gabriel Insausti Herrero (del inglés), (3.ª impr. de la ed. de 2004 completamente revisada y actualizada) Barcelona: Herder Editorial, 1979, p. 65.

Voto de compromiso de la pareja sagrada

Me entrego a ti este día para que los dos seamos uno solo. Prometo cuidarte y honrarte. Prometo serte fiel en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, en la prosperidad y en la adversidad, en toda circunstancia. Prometo vivir con modestia y no hacer nada que ponga en peligro nuestra unión. Cuando caigas, intentaré levantarte. Cuando llores, intentaré confortarte. Trabajaremos juntos para hacer del mundo un lugar mejor. Todo lo que soy y lo que tengo es tuyo desde este momento y hasta que la muerte nos separe.

Pregunta: ¿Qué hay de la poligamia o la poliandria?, ¿por qué tiene que ser el matrimonio cosa de dos?

Respuesta: La respuesta es sencilla: Como seres humanos tenemos limitaciones y no podemos entregarnos completamente más que a una sola persona.

Anuncios

Written by Mino

09/03/2010 a 00:20

Publicado en Conocimiento

Tagged with ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. la unificacion energetica entre dos a travez del sexo y la inter relacion comunicacitiva al travez de la voz nos produce una armonia vivencial extraordinaria,hay que luchar desde el punto de vista como pareja de la unificacion de pensamiento de la manera mas simple y no dejarse influenciar por los medios y el comportamiento social,vivir de la manera mas sencilla y explorar mas nuestros conocimientos sin dejarnos influenciar demasiado,en sintesis ponerle el sentido de amor a la vida sin egoismos.

    bloc de mino

    15/03/2010 at 12:52


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: