El Blog de Minín

Opinion alternativa

Salvar a un periodista

leave a comment »


Hace ya tiempo que vengo denunciando el sistema de noticias que rige actualmente en el planeta. Todas, absolutamente todas las noticias que recibimos por los grandes  medios de comunicación (Radio/prensa/TV/Internet) están manipulados, ya que pocas veces se aproximan a la verdad imparcial.

Para más inri hemos llegado a un punto en que todo lo que sale en los medios de comunicación se convierte como por arte de magia en parte de nuestra realidad. Y lo que no sale -por ejemplo- en televisión, no existe.

Grandes medios de comunicación, grandes laboratorios farmacéuticos, la gran industria armamentística, grandes empresas, grandes negocios, GRANDES organizaciones internacionales, hoy en día todo es GRANDE.

Lamentablemente he comprobado que cuando algo es grande (social y económicamente hablando), quiere decir que es malo. Es malo porque deja de tener humanidad y en cuanto una cosa -cualquier cosa- deja de tener humanidad, no es algo que nos convenga, pues ha dejado de servir a nuestros intereses.

Es habitual que cuando hay de por medio uno de estos “GRANDES” se produzca contínuamente una injusticia tras otra, ya que de manera habitual suele prevalecer el beneficio de la GRAN empresa por encima del beneficio humano.

También he comprobado que las personas que trabajan en sitios GRANDES son conscientes del absurdo funcionamiento que tienen esos GRANDES negocios, que no son pensados para las personas. Como consecuencia de ello -y llegado a cierto punto- la única manera de arreglar las cosas es dejar de confiar en los grandes y volver la vista a lo que tienes cerca, ya que es en algo que puedes ver y decidir si confiar o no. ¿Qué ocurre entonces, porqué no hacemos eso? Porque hemos perdido esa posibilidad, ya no es posible ignorar los GRANDES intereses mundiales y no tenemos opción para hacer otra cosa que no sea dejarnos llevar. O quizás si.

La pregunta es, ¿Cómo hemos llegado a este punto? Muy fácil, porque somos una pandilla de egoístas. O quizás no lo seamos del todo, pero si todo el mundo es así, ¿Porqué yo voy a ser distinto? Cuando hoy en día alguien es honrado suelen tildarle de “tonto”, “gilipollas” y demás adjetivos similares. La solución está pues en tomar tus propias decisiones, en función de tus creencias, no de las creencias de los demás, simplemente eso.

Es triste, pero esto tan simple, se vuelve enormemente de complicado de aplicar en el día a día. Pongo un ejemplo: Te tomas una caña en un bar, pagas con un billete de 10 y el camarero, que está apurado, te devuelve el cambio de 20. Otro ejemplo: Vas a sacar dinero al banco y cuando llegas a casa y lo cuentas, descubres que la cajera se ha equivocado y te ha “regalado” inadvertidamente uno ó dos billetes de 50.

¿Devolverías el dinero en los dos casos? Si la respuesta es “no”, ahí tienes la respuesta, eres un miserable egoísta. Es lo mismo que sea un camarero en un bar, que sea un banco, o que sea la persona más adinerada del mundo. Ese dinero no es tuyo y la avaricia te ha vencido. Si haces eso por esas ridículas cantidades, ¿Qué no harías por cantidades astronómicas? Para empezar a cambiar este mundo debemos empezar a hacerlo por nosotros mismos, si no es así, no hay cambio y las cosas van a seguir igual. No va a venir un “dios todopoderoso” a salvarnos, ya que nosotros somos ese Dios.

Afortunadamente, distintas personas en distintos ámbitos sociales se están dando cuenta de ello y están reaccionando. Es el ejemplo de la ONG “salvar un periodista“. Puedes visitar su blog en http://salvarunperiodista.wordpress.com, sobretodo no te pierdas los comentarios de los propios periodistas, hablando de sus condiciones de trabajo y su propia opinión sobre el estado actual de las comunicaciones. Este es su mordaz y satírico vídeo de presentación:

Me quedo con esta frase del artículo de Jorge Jiménez:

[…] la solución [a la crisis de los medios] está en ofrecer a los lectores lo que ellos no pueden hacer: pueden conseguir la información a cualquier hora en cualquier lugar y gratis, pero no pueden contrastarla ni relacionarla ni procesarla hasta convertirla en conocimiento (el bien más valioso de la era informacional). Muchos ciudadanos que no pagan por simple información, estarían dispuesto a hacerlo por conocimiento.

Anuncios

Written by Mino

16/02/2010 a 00:08

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: